Senador José Carlos Cardoso presentó proyecto de ley para declarar el “Día Nacional del Caballo”

El senador José Carlos Cardoso (Partido Nacional) presentó un proyecto de ley por el que se declara “el 27 de febrero de cada año como el ‘Día Nacional del Caballo’”.

Exposición de Motivos.

Desde los albores de la humanidad, apenas el hombre descubrió en el caballo un formidable aliado, la historia de la humanidad está casi indisolublemente asociada a este binomio hombre-caballo.

En nuestro caso, cuando aún no había nacido el Uruguay independiente, el caballo ya pisaba la tierra virgen de la Banda Oriental. Según consta en registros históricos, la introducción del caballo en tierras orientales data del año 1574, cuando el capitán Juan de Garay trajo veintiún ejemplares, que habiendo encontrado condiciones favorables, rápidamente se multiplicaron, conformando luego grandes manadas.

Y desde entonces el caballo ha sido protagonista de nuestra historia. Tempranamente los Charrúas descubrieron que podían conformar con el caballo una unidad que multiplicaba las posibilidades de desplazarse por la campaña.

Fue luego el caballo, un compañero fiel, eficaz y un arma poderosa y resistente en las gestas emancipadoras, sosteniendo el bravío temperamento de las fuerzas orientales, tanto en la victoria como en la derrota.

“El Uruguay nació a caballo [ … ] y a lomo de caballo salió a correr la historia el Uruguay, siguiendo al padre Artigas en la aventura bíblica del Éxodo”, dice un poema de Emilio Frugoni.

Con justicia ocupa un sitial de honor como símbolo de libertad en nuestro Escudo Nacional.

En un país como el nuestro, donde la economía reposa en la producción agropecuaria, encontramos tempranamente al caballo, acompañando al hombre de campo, en las duras jornadas de trabajo rural, abriendo surco en la tierra para sembrar la semilla, colaborando para arriar al ganado o tirando del carro para acortar las distancias. Porque el caballo es más que una herramienta para el trabajador rural, la tecnología aún no ha podido derrotarlo, y sigue estando allí junto al hombre desde el amanecer hasta que declina el día si es preciso.

No podemos dejar de mencionar al caballo presente en la campaña, para que el niño que vive en el campo pueda recibir los beneficios de la educación.

Ha sido también un trabajador incansable en la ciudad; acuden a nuestra memoria el sonido de sus cascos recorriendo las calles para abastecernos en los mercados o en las propias casas, el caballo del lechero, el del verdulero, cuántos recuerdos de nuestra infancia están ligados a este noble compañero.

El hombre también descubrió que el caballo es un poderoso aliado a la hora de implementar terapias para el tratamiento de ciertas patologías. Por su sensibilidad y capacidad de empatía con los seres humanos, tiene una especial influencia positiva en actividades terapéuticas sobre todo con niños o personas con necesidades especiales.

En fin, con este Proyecto buscamos contribuir a mantener en la memoria colectiva, tal como lo hacen las sociedades nativistas y el hombre de campo, el valor de este noble animal, homenajeando su contribución y su presencia en casi todas las dimensiones de la vida de nuestra sociedad.

Nuestra iniciativa recoge la aspiración que nos hiciera llegar la Sociedad Tradicionalista “Francisco de los Santos”, cuya finalidad es la defensa y la difusión de la historia y las costumbres camperas.

La fecha elegida para celebrar el Día Nacional del Caballo, recuerda la jornada del 27 de febrero de 1811, cuando al amanecer, aquellos potros conducidos por los paisanos emprendieron la marcha con una idea fija, hacer de esta su Patria una tierra de hombres libres.

Fuente Imagen: criollosdonporo.com.uy

Compartir